Opinión

LAS EMOCIONES EN LOS DISCURSOS DE ARRANQUE

Rafael G. Vargas Pasaye

Desde hace tiempo en la consultora Código 27 hemos venido analizando las emociones en redes sociales así como en piezas discursivas de diversos personajes, el trabajo se basa en el modelo de las ocho emociones básicas que plantea Robert Plutchik (confianza, alegría, enojo, miedo, tristeza, sorpresa, anticipación y repulsión), y en esta ocasión se tomaron los discursos de arranque de las alcaldesas de Bahía de Banderas, Mirtha Villalvazo, y de Tepic, Geraldine Ponce.

En el caso de la exdiputada por el tercer distrito federal con cabecera en Compostela, su pieza discursiva arrojó 23 palabras con orientación negativas y 55 con orientación positiva. En cuanto a las emociones señaladas líneas arriba, el resultado fue en orden de palabras con orientación hacia Confianza, 41; Alegría y Anticipación con 17 cada una; Miedo, 15; Tristeza, 14; Enojo, 12; Repulsión, 8; y Sorpresa, 6.

Para el caso de la exdiputada por el segundo distrito con cabecera en Tepic, su pieza discursiva arrojó 117 palabras con orientación positiva, y 49 con orientación negativa. Mientras que para el caso de las emociones el resultado en orden de menciones: Confianza, 74; Alegría, 41; Anticipación, 37; Tristeza, 29; Miedo, 25; Enojo, 19; Sorpresa, 18, y Repulsión, 14.

En las gráficas se pueden ver similitudes en ciertos porcentajes, pero sí llama la atención de que en ambas utilizaron términos relativos a la confianza, aunque notoriamente en una mayoría la alcaldesa de Tepic, dejando en un segundo sitio a la alegría, en parte por la lógica que representa su apuesta por la marca ciudad: Tepic, ciudad que sonríe.

Y en el caso de Mirtha Villalvazo, la combinación de enojo con tristeza y miedo no necesariamente quiere decir que su pieza discursiva fuera con la intención de provocarlo, sino que en los comparativos y ritmo de la misma pieza se requirieran.

En ambos casos lo que sucedió tanto en vivo en el evento, como para quienes lo siguieron por los diversos medios de comunicación puede ser algo diferente, pues entran otros factores en juego, pero se puede concluir que ambas piezas apelaron hacia la confianza como su eje, tanto para pedirla como para ofrecerla.

Y que ahora en el campo de los hechos, tendrán ambas al menos tres años para cumplir compromisos, promesas y expectativas.

@rvargaspasaye

www.consentidocomun.mx