spot_imgspot_img
InicioNacionalUNA NAVIDAD PARA EL OLVIDO

UNA NAVIDAD PARA EL OLVIDO

Publicidadspot_img

#SimplesDeducciones

Juan Chávez

“A ella le gustaban mucho estas fechas, la navidad y la cena de nochebuena era lo que más; decía que era la única vez que todos nos reuníamos y convivíamos en familia, eso le encantaba, aunque a veces mi hermano y yo agarráramos rumbos diferentes y nos perdiéramos hasta otro día. Hoy ni siquiera se ha tocado el tema de hacer algo, mi papá sigue destrozado, mi hermana, todos lo estamos. No sabes lo difícil que es perder a tu mamá, no se lo deseo a nadie”, me dice Karen, quien a un mes de haber sufrido la pérdida de su madre, asegura que no sabe si se podrá reponer.

Hace unos días Karen comenzó a ir a terapia psicológica; aceptar la pérdida de su madre se le ha complicado, pero además carga con muchas culpas, no haber convivido mucho los últimos años con ella y sobre todo, que la última vez que se vieron tuvieron una discusión, “te juro que no se me olvida, dice la psicóloga que me tengo que perdonar, pero no puedo, o no tan fácilmente, aunque bueno, ya puedo hablar un poco de ello sin soltarme llorando, creo que eso es un avance”.

La discusión fue precisamente relacionada con las celebraciones de navidad, Karen reservó unas vacaciones con sus amigos para la semana de noche buena y navidad y eso no le gustó a su mamá, “me reclamó que casi nunca me la pasaba en la casa aquí en Tepic, que ya no venía, por mis estudios pero ella decía que por quedarme de fiesta los fines de semana y que cómo era posible que no fuera a estar en la cena de noche buena con la familia, que era algo tradicional y que cancelara las vacaciones y yo pues le dije que ya no se podía”, me dice Karen antes de detenerse y mover la cabeza diciendo que no; toma un suspiro y con un nudo en la garganta continúa.

“Lo que son las cosas, a veces no sabes ni lo que haces, a lo que le das prioridad, discutes por tonterías, dejas de disfrutar cosas o personas que amas porque se te olvida que en cualquier momento todo puede cambiar, les pasa algo o te pasa a ti o simplemente por tontos, no lo sé, pero es feo que te tengan que pasar cosas tan graves para que te des cuenta, duele mucho saber que hay cosas que nunca se recuperan, el tiempo, un ser querido, tu madre, tu padre”.

Karen tiene 26 años, radica en Guadalajara por sus estudios, sólo viene a Tepic a la casa de sus papás los fines de semana; tiene un hermano mayor de 35 años que se casó hace algo de tiempo y dejó de vivir con ellos, y también una hermana de 19 que es la más apegada a sus padres ya que ella entró a la universidad y sigue radicando en Tepic.

La madre de Karen falleció joven, menos de 65 años; “un infarto fulminante, eso nos quitó a mi mamá, ella estaba sana, los doctores todavía no logran explicarnos bien por qué le pasó eso, el estrés y lo de la alimentación es algo muy simple, no sabemos bien la verdad pero no se pudo hacer nada; ella y mi padre estaban solos en casa, yo no había venido a Tepic desde la última vez, cuando te digo que discutimos”.

Hoy Karen intenta reponerse a la pérdida de su madre y al mismo tiempo ayudar a su papá y principalmente a su hermana menor; asegura que quiere pasar todo el tiempo que puede con ellos, compartir la tristeza y ayudarse mutuamente. De la navidad dice que no quiere saber nada, “a mi mamá le encantaba, a lo mejor en algunos años la viviremos más tranquila, si, con nostalgia, recordando a mi mamá sin llorar, o sin tanta tristeza, pero hoy no, hoy sólo queremos que los meses pasen, que esta época termine”.

La charla que tuve con Karen me afecta más lo que pensaba, me hace reflexionar; desafortunadamente creo que a la mayoría de las personas descuidamos a nuestros seres queridos, nuestras pasiones o a nosotros mismos; es algo que hacemos y no nos damos cuenta hasta que es demasiado tarde. Y es que es fácil enfocarte y perderte en la rutina, en el trabajo o en cuestiones banales, por lo cual creo que diario tenemos el reto de disfrutar, hacer y compartir nuestro tiempo con y en lo que realmente amamos. Mándame tus comentarios, dudas y sugerencias a mi Facebook Juan Félix Chávez Flores o a mi correo electrónico juanfechavez@gmail.com

Publicidad
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Related News
Publicidad