Mundo

EL CALOR EN LONDRES, PROVOCA QUE PISTAS DE ATERRIZAJE SE DERRITAN Y VÍAS DEL TREN SE INCENDIEN


Redacción Sentido Común

Las altas temperaturas están colapsando partes de un país que no está adaptado para el calor intenso. Los 40ºC que se alcanzaron esta semana superan todo lo imaginable por los británicos hasta ahora.
El aeropuerto de Luton, al norte de Londres, tuvo que suspender el lunes todas sus operaciones porque la pista de aterrizaje se había, literalmente, derretido. El calor deformó algunas zonas de la explanada, convertida en una enorme sartén bajo los 36 grados que se registraron.
Las aseguradoras también han alertado a los conductores para que comprueben la presión de sus neumáticos ante el riesgo de que estallen por las altas temperaturas.
Tampoco las vías de tren están preparadas para el calor. Las altas temperaturas han obligado a cancelar cientos de servicios porque las vías corren el riesgo de deformarse bajo el sol o de incendiarse, como ocurrió la semana pasada en un puente que conecta la estación de Victoria, una de las más importante de Londres, con la de Brixton. Una chispa prendió los travesaños de madera de las vías, provocando un fuego que tuvo que ser extinguido por los servicios de emergencia.
Las cifras son ya consideradas históricas en un cambio de climático evidente para todo el mundo