Mundo

¡DIOS SALVE AL REY!


Redacción Sentido Común

La primera ministra británica, Liz Truss, mostró sus condolencias por el fallecimiento de la reina Isabel II y adelantó el inicio de “una nueva era” con la llegada de su hijo, el ahora rey Carlos III, al trono. “Entramos en una nueva era de nuestra historia tal y cómo habría deseado su majestad. Dios salve al rey“.


Así, la primera ministra resaltó la figura de Isabel II por su “larga vida de servicio”, lo que le valió los halagos no solo de la población británica, sino de los ciudadanos “de todo el mundo”. “La reina Isabel II nos proporcionó la estabilidad y fortaleza que necesitábamos”, insistió.En esta línea, ha reconocido que la monarca ha sido “una inspiración personal” tanto para ella como para otros tantos británicos. “Su devoción por el deber es una motivación para todos”, señaló.
Finalmente, Truss dijo que, “pese a llorar la pérdida” de Isabel II, los británicos deben ahora reunirse en torno al hasta ahora príncipe heredero para “apoyarlo en la responsabilidad” que debe afrontar a partir de ahora. Truss dio un breve discurso a las puertas de la residencia oficial sede del gobierno de su majestad donde recordó con elogios la figura de la difunta monarca.