Deporte Opinión

GANÓ EL VOTO CONTRA EL INSULTO

Dr. Carlos Díaz Abrego

En muy pocas ocasiones el pueblo mexicano en su conjunto ha estado tan interesado en un evento político de la vida nacional como el que sucedió el martes a las 18:00 horas tiempo del centro del país, respecto al INE y su resolución con las sanciones de las candidaturas por el partido en el poder MORENA, respecto a sus abanderados al gobierno del estado de Guerrero y Michoacán respectivamente.

No hay duda que para la sociedad civil, los medios de comunicación y la clase política, empresarial e intelectual de México, el tema representaba un interés especial y un gran morbo por tratarse del candidato acusado por violación y acoso sexual por varias mujeres violentadas por un personaje siniestro, vulgar y corriente llamado Félix Salgado Macedonio. A eso hay que agregar, los reconocidos escándalos en medios de comunicación de este personaje borracho y vociferando amenazante a la autoridad policial en la vía pública.

Estamos hablando de un candidato a gobernador de un estado por parte del partido en el poder. El partido del presidente AMLO, que dicho sea de paso, fue él quien lo impulsó y postuló a dicha candidatura aún siendo un delincuente acusado formalmente y públicamente como un violador y acosador sexual. Le importó un reverendo carajo al presidente de México las diversas solicitudes de grupos feministas, activistas, diputadas y senadoras de MORENA y grupos en general de la sociedad, pidiendo a López Obrador y al presidente del partido, Mario Delgado, dejarán sin efecto la candidatura del vulgar delincuente.

López Obrador se constituyó una y mil veces en defensor público del grotesco candidato de MORENA a contender por uno de los estados más pobres del país como es Guerrero. Como es propio del demagogo mandatario, le echó la culpa de todos los males a los medios de comunicación conservadores orquestando según él, una campaña contra su amigo y protector; además de culpabilizar al INE y a sus consejeros de no dejar participar a su candidato, aún cuando otra vez violó, ahora la ley electoral, incumpliendo con sus gastos de precampaña.

El remate final del candidato propuesto por AMLO y MORENA, es cuando Félix Salgado Macedonio, amenaza con desaparecer una y otra vez a la institución encargada de organizar junto con todos los ciudadanos las elecciones del país, si no le regresan la candidatura haciendo gala del florido lenguaje conocido por el político de Guerrero, que dijo: “que no rasquen los huevos al toro porque nos van a encontrar”. También, amenazó a los siete consejeros electorales que votaron contra su candidatura, señalo: “Vamos a meter una iniciativa de juicio político en la Cámara de Diputados, contra los siete consejeros, los vamos a quitar, los vamos a sacar”.

Y ya con vuelo, de la mano del presidente del partido de MORENA expresó otra amenaza más: “Si no se reivindican, se los decimos de una vez, los vamos a hallar a los siete (consejeros), los vamos a buscar y vamos a ir a ver a Córdova, ¿no le gustaría al pueblo de México saber dónde vive esté “cabroncito” Lorenzo Córdova?

Finalmente votaron de nuevo los consejeros (ahora seis, de once) y ratificaron la sanción al “Toro” de Guerrero y al candidato de Michoacán, siendo esté último mucho más prudente. Pero no puede quedar esto aquí y no pasó nada, Salgado Macedonio cometió varios delitos de acuerdo al Código Penal Federal: motín, amenazas e intimidación y ameritan cárcel. También Mario Delgado, presidente nacional de MORENA.

¿No cree usted?