spot_imgspot_img
InicioOpiniónEl reto por venir

El reto por venir

Publicidadspot_img

En su novela El fin de la Eternidad, Isaac Asimov plantea diversas preguntas respecto a la responsabilidad humana sobre la dirección que tomará la sociedad.

A medida que “los eternos” intervienen en la historia para mejorar la calidad de vida de la humanidad, surge la cuestión de si es ético interferir con el libre albedrío y el desarrollo natural de los eventos. Estos seres tienen el poder de cambiar el pasado y el futuro, lo que lleva a reflexionar sobre las consecuencias imprevistas y los posibles efectos negativos de sus acciones.

Y es que las decisiones siempre llevan carga de responsabilidad importante, porque sus consecuencias no sólo influyen en la vida de quien las toma, sino también en la de las personas que forman parte de su entorno inmediato. De esto surgen giros tan imprevistos como dignos de analizar.

La alusión a esta obra literaria de ciencia ficción, escrita en 1955, viene a cuento a propósito de los procesos internos de las coaliciones entre partidos políticos, rumbo a las elecciones presidenciales de 2024.

Por el momento, MORENA y sus aliados (PT y Partido Verde) han arrancado un proceso inédito para nombrar a la persona que fungirá como coordinador(a) Nacional de los Comités de la Defensa de la Cuarta Transformación. Hablamos de un aspecto que es vinculante políticamente, pero no en lo jurídico. Esto significa que existe una alta probabilidad de que quien obtenga el mayor porcentaje de aceptación en las encuestas encabezará a esta coalición, como candidata o candidato a la Presidencia de la República.

En el otro lado se encuentra la coalición opositora o, mejor dicho, el PAN y sus aliados: PRI (con sus dificultades y crisis interna) y PRD (que vive una notable disminución de militantes), que ya lograron establecer un procedimiento de selección de su candidata o candidato, a quien denominan “responsable para la Construcción del Frente Amplio por México”.

Lo anterior generó una movilización política en ambas fuerzas y una dinámica única. En primer lugar, la y los seis aspirantes de la 4T (cuatro de MORENA, uno del PT y otro del PVEM) iniciaron recorridos por todo el país, con el fin de realizar asambleas informativas para defender los resultados de la Cuarta Transformación, pero también para proponer ajustes, modificaciones o ratificar las políticas públicas implementadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Asimismo, MORENA y sus aliados irán a una encuesta realizada por cinco casas profesionales y de amplia trayectoria, dedicadas a los estudios demoscópicos, a fin de que sea el pueblo, por mayoría, el que decida quién encabezará la Coordinación Nacional de los Comités de la Defensa de la Cuarta Transformación.

Será este el único ejercicio que se llevará a cabo; sin embargo, aun y cuando se trate de uno solamente, puede que algún equipo de la y los aspirantes quiera y proponga que la encuesta sea levantada únicamente en secciones electorales que tienen alta participación morenista. Hablaríamos entonces de la primera dificultad, toda vez que se anunció que el sondeo sería universal, es decir, que se aplicaría en cualquier sección electoral, independientemente de la fuerza que tenga ahí el partido.

Por su parte, el frente opositor decidió ir a una elección primaria en urnas, antes del 5 de septiembre, en los distritos electorales donde votarían quienes militan en los tres partidos en alianza, siempre y cuando se inscriban en una lista, lo cual también generará problemas, dificultades y contrastes, debido a lo apasionante que resultan este tipo procesos, que no están exentos de probables desajustes e incidentes.

Esto significa que el día de su elección podrán surgir acusaciones por robo de urnas, acarreo, compra de votos…, es decir, por prácticas que ellos mismos han cuestionado y que en el jerga electoral se conocen como operación carruselratón locooperación tamal, etcétera.

Tampoco olvidemos a Movimiento Ciudadano. Sus dirigentes mencionaron que seleccionarán a sus candidatas y candidatos hasta el próximo mes de diciembre.

Tendremos entonces tres fuerzas políticas que afrontarán un reto no visto durante décadas en el país: MORENA y sus aliados, el PAN y sus aliados, y MC. Veremos, pues, cómo y con qué toman las decisiones y enfrentan los desafíos, pero sobre todo, de qué están hechas realmente las tres opciones políticas.

ricardomonreala@yahoo.com.mx

Twitter y Facebook: RicardoMonrealA

Publicidad
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
más leído
- Publicidad -spot_img
Related News
Publicidad