Opinión

EL CANDIDATO MEADE

Javier Macías García

José Antonio Meade parece todo, pero no candidato a la Presidencia de la República. El Partido Revolucionario Institucional y los asesores del exsecretario de Hacienda tendrán que realizar un arduo trabajo, si es que realmente les interesa ganar los comicios del próximo año.

Las principales características, por las cuales lo eligieron para encabezar al partido en la actual contienda electoral, es que es un funcionario público ejemplar y, principalmente, porque es un candidato ciudadano.

Como funcionario público, no hay duda. No en vano ha encabezado cinco secretarías de Estado, en dos administraciones. Pero no es muy hábil para acercarse a la gente, su sonrisa se ve fingida.

Y en sus primeras apariciones, al visitar a los sectores del PRI, no se mostró, no se vio a alguien que aspira a la Presidencia de la República. Es indudable que le falta carisma y proyectar que ejerce un verdadero liderazgo.

Se ve que, a quienes les hacen los discursos, les falta experiencia y un mayor conocimiento en el tema. De ahí que, en sus primeras apariciones, sus expresiones no hayan sido memorables. Deben estar trabajando, pero de ya, para el discurso en el que se anunciará, oficialmente, su candidatura.

Como estrategia de comunicación, le han asesorado que se reúna con los otros aspirantes priístas. La idea es proyectar a un José Antonio Meade preocupado por la unidad del partido.

Pero, como dicen, “en el pecado lleva la penitencia”. Y es que las imágenes de las reuniones con los titulares de las secretarías de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y con el de Turismo, Enrique de la Madrid, pues sí, se dan las comparaciones.

El reto de Meade es enorme. Sobre todo, si se toma en cuenta al anterior candidato del PRI a la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto. Él trabajó durante años, para la construcción de una imagen y del discurso. A Pepe Toño no le dieron esa oportunidad.

Peña Nieto resultó bueno para el manejo de medios, en particular, la televisión.

Sabía en qué momento ver a los entrevistadores y cuándo tenía que girar la cabeza hacia las cámaras.

Meade no convence. Es probable que haya participado en cursos de “media training” (entrenamiento de medios), pero no logra captar la atención.

Se dice que Vicente Fox resultó ser un excelente candidato, pero pésimo Presidente. Y, en las primeras apariciones, ya con la intención de ser el aspirante del tricolor, Pepe Toño, nada más no se le ve tamaño.

Aún tienen tiempo. Tienen tres meses para prepararlo. Las campañas iniciarán en marzo de 2018. Si se aplican, veremos el gran cambio.

javiermaciasg@yahoo.com.mx

Comentar

Click here to post a comment