Opinión

URGEN RENUNCIAS EN CHIHUAHUA

Luis Rubén Maldonado Alvídrez

El concepto de “video escándalo” se fundió con la política con el nombre de Andrés Manuel López Obrador, René Bejarano, Gustavo Ponce y Rosario Robles. En Chihuahua ha adquirido nuevos protagonistas y un nuevo nivel de tensión política que pone en alerta a los chihuahuenses que mancha a la justicia de la entidad.

Maru Campos alcaldesa de la ciudad de Chihuahua reveló evidencia contundente de una operación de funcionarios del gobierno del estado, quienes buscan a todos los ex colaboradores, médicos, estilistas, auxiliares, panistas resentidos y cualquier persona que haya tenido algún tipo de contacto con la alcaldesa, con el afán de que les endulcen el oído: que su generosidad con su causa se demuestre con cualquier tipo de información que la pueda alejar de la posibilidad de ser la abanderada del PAN a la gubernatura de Chihuahua.

Estos funcionarios buscaron al ex asistente de Maru Campos de nombre Pablo Canaán por medio de quien se decía su amiga personal, la directora del registro civil, Inés Martínez exdiputada local del PAN. Ella presumía la cercanía afectiva con Pablo, pero todo indica, que cualquier amistad es desechable para ella, con el afán de obtener el poder.

Si eso le hizo a su gran amigo, imagínese lo que nos puede hacer a nosotros, quienes pagamos su salario.

Carlos Olsón tiene un desempeño público siempre en la penumbra. Presume de ser un gran operador político y ha obtenido los mismos resultados que López Obrador: ninguno. Él ha salido por la puerta de atrás en todos sus encargos en la administración pública y, al igual que Inés, usurpan funciones y obstruyen la justicia.

De Rocío Reza no hay mucho que decir. Como candidata al senado, no ofrecía absolutamente nada de sustancia y como presidenta del Comité Directivo Estatal del PAN, simplemente es un cero a la izquierda para panistas y no panistas.

En otra circunstancia política, los panistas estarían organizado marchas para pedir la renuncia de estos tres personajes a sus encargos por meter las manos y corromper a la fiscalía anticorrupción, que ellos crearon para que fuera “autónoma”.

El silencio incomoda a todo Chihuahua, en un ambiente en el que la ciudadanía espera de sus gobernantes soluciones y protección ante este virus que destruye vidas y la prosperidad, mientras hay personajes que gastan los pocos recursos en venganzas personales. Tal como lo hace López Obrador.

ULTIMALETRA
El COVID es para tomarse en serio: mi abrazo solidario a la familia de Héctor Ruiz Sierra, célebre contador público y mejor amigo. Descansa en paz, querido Héctor.

Comentar

Click here to post a comment