Opinión

QUE SE VAYA LÓPEZ-GATELL


Luis Rubén Maldonado Alvídrez

Con el pretexto de luchar contra la corrupción, tanto López Obrador como López Gatell, han desarticulado todo aquello, que desde su olfato huele a corrupción. Es todo o nada. Es destruir para eliminar la corrupción. Nada se puede arreglar con otras herramientas, únicamente se puede combatir la corrupción con destrucción.

Destrozaron un sistema que funcionaba, claro con fallas, pero que a la mayoría de los mexicanos, les daba más soluciones que problemas y crearon un ente nuevo que, ha dado puros dolores de cabeza a los usuarios: el famoso INSABI.

Además de modificar el esquema de compra de medicamentos que, si bien no era perfecto, permitía un desabasto mínimo y no uno generalizado como lo vemos desde hace poco más de dos años en nuestro país.

En medio de eso, nació una demanda, más que justa, de miles de madres y padres de familia, cuyos hijos e hijas padecen algún tipo de cáncer y que dependen de la atención de hospitales públicos: urge que surtan el medicamento para sus hijos e hijas.

La semana pasada, en voz del propio López Gatell, estalló la bomba: “Esta idea de los niños con cáncer que no tienen medicamentos cada vez lo vemos posicionado como parte de una campaña. Más allá del país, de los grupos de derecha internacional que están buscando esta ola de simpatía en la ciudadanía mexicana, ya con una visión casi golpista”. Esto lo dijo durante una entrevista con el programa Chamuco TV transmitida por Canal 22, video que ha sido lo más viralizado en la última semana.

Y en la misma entrevista, remató: “El desabastecimiento de medicamentos es una mentira” y las protestas de papás de niños con cáncer como una telenovela pues son sólo una veintena de padres los que están inconformes por la falta de fármacos para el cáncer. ¿Por qué solo vemos a 20 personas haciendo manifestaciones, cerrando el aeropuerto? Son las mismas 20 personas desde que empezó el sexenio”, señaló con toda indolencia López Gatell.

Durante la semana, esta bomba estalló en la cara de la 4T y, así como hubo diputadas federales de Morena que pidieron la cabeza de López Gatell, hubo muchas más que lo defendieron.

La chairiza en pleno defendía a López Gatell y satanizaba a los papás de los niños y niñas con cáncer que sólo tienen una demanda justa, que están velando por el interés de sus hijos, como cualquier padre o madre lo haría.

¿En qué momento llegó López Obrador y sus chairos a tal nivel de ceguera, indolencia y paranoia?

En vez de gasta más de 500 millones de pesos en una consulta inútil, López Obrador debería gastarlos en comprar medicamentos contra el cáncer y dejar de poner en riesgo la salud de miles de pacientes.

Y de paso correr a López Gatell, cosa que aquí en Chihuahua, el gobernador Corral ni por error solicitó.

ULTIMALETRA
Que tristeza da nuestro país: los buenos son los de la 4T y los malos, quienes luchan por la salud de sus hijos.
luisruben@plandevuelo.mx