Noticias

PRUEBA DE FUEGO PARA SHEINBAUM

Juan Carños Abreu

Claudia Sheinbaum enfrenta, actualmente, un reto mayúsculo como Jefa de Gobierno de CDMX. Es probable que ninguno de sus antecesores, al menos en los últimos 30 o 40 años, haya estado ante una situación tan crítica en la ciudad y con un margen de acción tan reducido.

Esta vez no hay tiempo de buscar culpables y achacar responsabilidades, la capital y los capitalinos requieren soluciones urgentes para paliar la crisis que les aqueja.

Azotada y agobiada por la Pandemia de Covid19, CDMX enfrenta una emergencia sanitaria de proporciones mayúsculas que se pudo evitar y, ahora, lamentablemente, puede ser mayor.

El aumento de los contagios es cada vez más acelerado y los esfuerzos del gobierno por ampliar la capacidad hospitalaria tal vez resulten insuficientes y muchos capitalinos mueran sin posibilidad de recibir atención médica.

La aplicación del semáforo rojo llego tarde y, peor aun, el apego de la ciudadanía a los lineamientos del mismo ha sido casi nulo.

La reducción de la movilidad es prácticamente imperceptible y ahora esta se ve afectada por la paralización de las tres líneas más importantes del Metro a consecuencia del incendio en el Centro de Control de Mando.

Esta afectación a la movilidad en el transporte público provocará aglomeraciones en los servicios alternativos y ello significa la posibilidad de más contagios.

Las autoridades han anunciado que hacia finales de enero se restablecerá paulatinamente el servicio del Metro, pero hay algo en su forma de decirlo que no resulta convincente.

Por si fuera poco, la crisis económica que trajo la pandemia ha puesto a muchísimos capitalinos en una situación de desesperación que los hace revelarse ante las medidas sanitarias, como es el caso del sector restaurantero, pero que podría extenderse y llevar a un estado de desobediencia civil, con todo lo que ello implica.

¿Qué puede hacer la Jefa de Gobierno ante este escenario? Las opciones parecen pocas y complicadas, lo cierto es que para Sheinbaum no hay mañana y es urgente que adopte medidas inmediatas y efectivas que saquen a flote a la ciudad, que demuestren su capacidad para gobernar y que le permitan mantener vivas sus aspiraciones políticas.