Opinión

MARU CAMPOS Y SU MENSAJE TRAS UN AÑO DE GOBIERNO

Luis Rubén Maldonado Alvídrez

Los mexicanos tenemos más de una década de vivir en un ambiente de crispación, polarización y conflicto; el cual no debemos normalizar porque complica la comunicación de sus gobernantes con toda la población.

El estado de Chihuahua vivió con mayor intensidad este ambiente tan poco deseable desde el 2016 hasta finales del 2021, derivado de una administración estatal que tuvo como eje comunicacional el ataque, el insulto, la diatriba, confrontación y persecución feroz contra quienes no compartían sus puntos de vista.

Las consecuencias de ese periodo, donde el diálogo desapareció de la agenda gubernamental, las sufrimos, tanto la sociedad como el gobierno en todos sus niveles: es tremendamente difícil comunicar cualquier cosa. La división es tal que estamos divididos en dos grandes mitades y cada una quiere ver la sangre su adversario correr.

Al cumplir un año al frente del gobierno del estado de Chihuahua, la primera mujer en ocupar tal puesto, María Eugenia Campos Galván, ha tenido el complicado de reto de comunicar diálogo, concordia y tolerancia en esta intrincada atmósfera.

El pasado 8 de septiembre, la primera gobernadora chihuahuense, se dirigió a la sociedad en su conjunto, con un video transmitido en redes sociales, en el que destacó logros de su primer año de gobierno, pero el mensaje central fue subrayar que se han terminado las políticas de discordia, pleito y ataque; así como la permanente invitación al diálogo a todos los sectores sociales y a todas las fuerzas políticas estatales.

Hace un año Campos Galván develó su lema de gobierno: juntos sí podemos. El cual rompía con el pasado inmediato y convocaba a fundir todos los intereses personales en un solo: los chihuahuenses somos un solo equipo.

Leí algunas críticas de sectores muy identificados con el ala radical que simpatiza con el Movimiento de Regeneración Nacional, pero no con el alcalde juarense Cruz Pérez Cuéllar, sobre la falta de un evento espectacular y faraónico de parte de la mandataria chihuahuense. Creo que Maru Campos tomó una decisión comunicacional acertada en dirigirse vía redes sociales con las y los chihuahuenses, de la manera más íntima que conocemos en la actualidad. Además de ser congruente con la política de austeridad actual que prioriza el gasto en políticas públicas que den solución a problemas heredados.

Muchos de los adversarios políticos de quienes respaldaron a la hoy gobernadora, hubieran querido un evento lleno de derroche para poder criticar libremente. Sin embargo, Maru Campos optó por un mensaje concreto, emotivo y congruente; además que es difícil vencer la inercia pasada cuando los informes del ejecutivo estatal eran por estas fechas; cosa que cambió desde 2014 por una reforma en el Congreso del Estado, que establece que los informes son el 1 de marzo, día que inicia el periodo ordinario de sesiones del legislativo estatal.

La pandemia ha obligado a las y los gobernantes a redefinir la forma en la que buscan estar cerca de la gente, las opciones que dan en la actualidad las redes sociales son parte fundamental de ese cambio, que es tendencia alrededor del mundo. No deja de ser muy difícil comunicar concordia en un mundo lleno de odio y conflicto.

ULTIMALETRA

Estamos cerca del fin de la pandemia, según la Organización Mundial de la Salud, pero los cambios comunicaciones derivados de la pandemia, apenas los estamos vislumbrando.

lrmaldonado@uach.mx

Consultor en comunicación política y coordinador de comunicación de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Comentar

Click here to post a comment