Opinión

LAS RENUNCIAS AL CARGO


Arturo Guerrero

Presentar la renuncia con fecha 18 de septiembre es lo legal y ético. El actual gobierno concluye el 18 de septiembre, ni un día más, ni uno menos. Los servidores públicos que han ejercido mando, que lo han hecho desde el llamado puesto de confianza, en la administración central o descentralizada del Poder Ejecutivo, están obligados a integrar en su entrega recepción la correspondiente renuncia, es de ley porque el gobierno para el que sirvieron termina, pero además, debe significar un gesto de ética profesional.

A no pocos aterra el fin del gobierno, a algunos que fueron contratados para algún puesto de confianza, que tuvieron mando y se condujeron como jefes, ahora les resulta un exceso de su superior que se les pida la renuncia para que la siguiente administración decida con libertad quien debe ocupar esas vacantes, aunque de todos modos lo hará aún sin la renuncia de por medio.

Cuando se asume un cargo, debiera preguntarle a quien lo invita si uno es la persona indicada, uno mismo, en un ejercicio de honestidad decidir si acepta o no a partir de sus capacidades o limitaciones, es muy raro que suceda.

Digo lo anterior, porque en momentos de un despido, o como éste de fin de gobierno, hay quienes comienzan a argumentar un sinfín de derechos ganados, el que tuvo mediano desempeño dice haber sido líder, el mejor y por ello es necesario para el gobierno que entra.

Creo que debieran, algunos, tener claro, que la invitación a trabajar fue para la administración que termina el 18 de septiembre, hasta ahí, que pretender no firmar su renuncia al cargo de jefe de una área debe significar un desacato a lo legal y una absoluta falta de ética.

No estoy hablando del trabajador esforzado, común, el que saca la chamba, el que gana modesto, estoy refiriéndome a “los jefes” hombres o mujeres que ahora no quieren presentar su renuncia, que quieren seguir ahí en busca de una nueva oportunidad de parte de quien llega y me parece, para no verme tan duro, legítima la aspiración pero no tienen porque ser excepción a la regla. Si son buenos hasta los ratifica el que llegue, pero por lo pronto, su encargo termina el 18 de septiembre, ni un día más.