Opinión

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN ARTICULADA DEL GOBIERNO


Luis Rubén Maldonado Alvídrez

No sólo en México sino en toda América Latina hay una gran desconfianza en las instituciones y partidos políticos por varios factores. Como es la percepción que tiene gran parte de la sociedad, que se siente engañada y utilizada por políticos, a los cuales cataloga como incompetentes, inútiles y corruptos.

El ciudadano de hoy piensa que la política es defectuosa y percibe que la democracia no ha traído prosperidad económica a millones de latinoamericanos. Se siente insatisfecho por los niveles de desigualdad, el aumento de la pobreza, así como por la inseguridad que aqueja a diversas regiones latinoamericanas.

Ante las múltiples crisis (de todos tamaños) que debe enfrentar un gobierno diariamente, se debe tener un gobierno articulado entre sus diferentes integrantes, así como una comunicación articulada para darle la cara a los gobernados.

¿De qué sirve tener un gabinete (o equipo de ministros) cuando no articulan sus acciones y cada uno anda por su lado?

Al gobernado, de nada. Al gobernante le causará puros problemas que pueden derivar en crisis peligrosas. Un gobierno desarticulado en su interior no podrá articular acciones de respuesta efectiva ante cualquier crisis.

Aunque suene raro, pero la falta de comunicación interna entre miembros del gabinete o titulares de los ministerios es algo común. La soberbia que muchos funcionarios tienen, rompen la cadena que sostiene a un gobierno y aceptar verticalmente una instrucción difícil del mando superior (presidencia de la república, gobiernos estatales o provinciales) se vuelve una odisea.

Casos de secretarios o ministros de gobierno que se sienten más que un presidente, gobernador, alcalde o intendente hay por millones. Esos funcionarios que sí la orden no viene directamente de la más alta jerarquía y no se le comunicó personalmente, pone en riesgo alguna acción de gran calado de algún gobernante y puede desencadenar en inacción, lo cual también genera crisis.

Por ello, es muy importante que quienes son parte de un gobierno, aprendan a tener visión de Estado o no miopías políticas, que pueden afectar las vidas de sus gobernados, por cuestiones de ego. Cuando se gobierna, no hay nada más importante que los intereses, deseos y expectativas de los gobernados.

Un viejo refrán mexicano dice: candil de la calle, oscuridad de su casa. Muchos gobiernos son ejemplo fantástico de ello.

Por eso es vital articular la comunicación interna entre equipos de gobierno para que las acciones sean ejecutadas de manera correcta y posteriormente sean comunicadas con eficacia.

ULTIMALETRA
Los nacidos entre 1980 y 1995 (millennials) componen un 55% del electorado latinoamericano y son la generación con más descontento. Un dato para tener en consideración.
lrmaldonado@uach.mx

Consultor en comunicación política y coordinador de comunicación de la UACH.

Comentar

Click here to post a comment