Opinión

ESCONDERSE EN EL BAÑO


Rafael G. Vargas Pasaye

Mario Delgado es el dirigente nacional del partido político Movimiento de Regeneración Nacional, es apenas el segundo en el cargo, suplió a Yeidckol Polevnsky (Citlalli Ibáñez), hoy tan desaparecida de los reflectores, pese a las acusaciones que le imputaron al dejar el cargo.

Compitió Delgado con el experimentado Porfirio Muñoz Ledo, a quien superó en el método de encuesta, de los preferidos de quien realmente manda en ese instituto político, aunque lo hizo hasta una tercera ronda. En el camino fueron acrecentándose los ataques, que pudo superar también con la brega que ha llevado en su paso legislativo como integrante del Partido de la Revolución Democrática, y como funcionario del gobierno de la Ciudad de México.

En su corto tiempo al frente del partido le ha tocado un momento decisivo como lo es la definición de candidaturas en este proceso electoral 2018, donde en cada entidad ha tenido sus reclamos, obviamente en algunos en mayor o menor calado, el desgaste de la novela Félix Salgado Macedonio incluso no le había minado tanto en su posición.

La no exhibición de encuestas que según el partido define las candidaturas, pocos se lo echaban en cara de manera pública, digamos pues que esas aguas parecían ya calmadas, hasta que esta semana un video y una foto se viralizaron para que conociéramos a un Mario Delgado haciendo una escena que parecía exclusiva del entonces candidato Enrique Peña Nieto.

La memoria nos recuerda que en la campaña presidencial de 2012 el abanderado del PRI y Partido Verde al salir de un encuentro con estudiantes en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México fue acorralado por un grupo de estudiantes hasta que se le vio ingresar a alguno de los baños de la institución. Allí, aunque desatado más por las declaraciones en entrevista a la radio de esa Universidad de parte de Pedro Joaquín Coldwell y Aurelio Nuño, nació el movimiento “Yosoy132”.

Otra memorable huida al baño en el colectivo social la podemos ubicar el 7 de junio de 1999 cuando asesinaron al famoso conductor de televisión Paco Stanley en un restaurante de la capital del país, su amigo y colaborador Mario Besarez, quien declaró haber estado en el baño mientras afuera del lugar y ya en el vehículo Paco Stanley recibió diversos impactos de bala. Besarez estuvo preso junto con otras personas por más de un año.

Esconderse en el baño pues no es algo nuevo, probablemente en los tres casos nació de una necesidad fisiológica, en el caso de Peña habría intentado en dos momentos ingresar a un baño, y Besarez declaró que le habían caído mal los alimentos y por ello su tardanza para salir, mientras que en el de Delgado, quizá como pocas veces se vio y sintió acorralado, vulnerable, débil, en el riesgo que se corre al calor de las campañas que por supuesto no conviene a nadie que crezca, pues es muy delgada la línea para llegar a la violencia en cualquiera de sus modalidades y no siempre va a haber un baño cerca para esconderse.

@rvargaspasaye
www.consentidocomun.mx

Comentar

Click here to post a comment