spot_imgspot_img
InicioNoticiasEL PRECIO DEL AGUA AHORA LO FIJA EL MERCADO

EL PRECIO DEL AGUA AHORA LO FIJA EL MERCADO

Publicidadspot_img

Dr. Abel Ortiz

Desde hace más de veinte años 200 científicos de 50 países del mundo coinciden en que la escasez de agua es uno de los problemas más graves del presente siglo. Esta preocupación que se cierne sobre la población mundial es mayor que la de la seguridad pública y el desempleo, y eso ya es mucho decir. Desde entonces, 31 países de la geografía mundial enfrentan severos problemas por la falta de agua y algunas estimaciones arrojan que para el año 2025 carecerán de este vital líquido más de 2 mil 800 millones de habitantes en el mundo. El panorama futuro se dibuja tan adverso que no sería descabellado pensar que esta pueda ser una causa para la tercera guerra mundial, ya que históricamente la humanidad siempre ha tenido problemas para compartir sus ríos y afluentes. Uno de los primeros síntomas de la falta de agua son los conflictos entre personas, comunidades, estados y países. Un ejemplo claro de esto, es lo que ocurre hoy en día entre la frontera de México y Estados Unidos donde siempre ha habido roces al compartir el caudal fluvial de los ríos Bravo y Colorado, y donde a decir del vecino país, México le adeuda desde hace años al vecino del norte, cerca de 426 millones de metros cúbicos anuales de agua, de acuerdo al tratado internacional firmado en 1944, creando a partir de éste, la Comisión Internacional de Límites y Aguas. Desde entonces se ha puesto sobre la mesa del debate que ambos países podrían asignar un valor en dólares al adeudo, considerando la necesidad de saldarlo a la mayor brevedad, propuesta sobre la cual algunos especialistas en la región agrícola del sur de Texas –principal zona afectada de EEUU por la falta de pago- calculan en mil millones de dólares los recursos que debería aportar nuestro país.

En México particularmente, cada día es mas común y recurrente la escasez, mala distribución del agua y sobreexplotación de los mantos acuíferos, este último aspecto muy marcado en entidades como Aguascalientes y el Estado de México, que ya repercute en hundimientos y compactación del suelo urbano, así como el descenso en la cobertura del servicio, el endeudamiento de los municipios y consecuentemente de los organismos operadores de agua, y la contaminación de este recurso. Como consecuencia, éstos se la viven perdidos en resolver la problemática recurrente que se resume en lo siguiente: Pérdida de agua por las fugas en la red de distribución; Baja recaudación de pagos de parte de los usuarios – a un precio promedio de $ 1.70 el metro3, cuando según estimaciones de la CNA debieran recuperarse en promedio $5.00 por metro3; Falta de inversiones tanto públicas como privadas en este rubro; Tarifas muy bajas por metro cúbico consumido –En la capital del país el costo facturado por el servicio es de entre $ 10 y 12 pesos, pero el consumidor sólo paga un poco más de $ 2 pesos en promedio-; Ausencia significativa de tratamiento de las aguas residuales; Pérdidas por la instalación de tomas clandestinas de los particulares; Reducción de sus ingresos por obsolescencia de los medidores instalados; Consumos excesivos de energía eléctrica por la falta de una planeación adecuada de su infraestructura para la extracción, almacenamiento y distribución por gravedad aprovechando la orografía local –cuando esto sea posible- en lugar de utilizar equipos de bombeo; y finalmente la limitada recuperación de la facturación por el servicio. Es decir aparte de que las tarifas son muy bajas, las condiciones políticas hacen que el usuario no pague.
En el caso particular de la capital del estado de Nayarit, a finales del primer semestre el SIAPA hizo pública la lista de morosos que rondaba alrededor de los 500 millones de pesos. ¿Que no podría hacer este organismo con una oxigenación financiera de este tamaño?

En este preocupante escenario, desde el lunes de la semana pasada, el agua empezó a cotizar en el mercado de futuros de materias primas de Nueva York, y en este entorno su precio fluctuará como lo hace el petróleo, el oro o el trigo. El Nasdaq California Water Index bajo la clave NQH20, registra ya la cotización de 486.53 dólares por acre-pie, medida de volumen utilizada en los Estados Unidos que equivale a 1,233 metros cúbicos. Este nuevo índice permitirá no tener que recurrir a estimaciones a mano alzada del precio futuro del agua, sino en base a las expectativas de los principales actores del mercado, y aunque éste se basa en los precios de las principales cuencas fluviales de California, donde la escasez de agua es ya muy sentida, este índice se proyecta para ser usado como referente para el resto del mundo en los mercados de agua. En este nuevo escenario, los agricultores, empresas privadas dedicadas al suministro de agua y municipios inclusive, podrán protegerse, administrar el riesgo y hasta especular ante los cambios en el precio del agua en una correlación entre oferta y demanda de los mercados. Es importante señalar que los contratos de futuros no requieren entrega física de agua y son puramente financieros, basados en el precio semanal ponderado entre las 5 principales cuencas del estado de California hasta el año 2022. Este índice será un referente orientador para establecer a nivel local los precios por metro cúbico de agua, en el entendido que en la medida que cobren menores precios, (aun recuperando el 100% de la facturación) representarán una pérdida financiera para los organismos operadores de agua en los municipios de México y por supuesto, del estado de Nayarit. Habrá que poner atención como bien lo anticipa en su comentario nuestro amigo director de Sentido Común,
Rafael G. Vargas Pasaye.

Publicidad
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
- Publicidad -spot_img
Related News
Publicidad