Opinión

COMO EN LOS VIEJOS TIEMPOS

Javier Rodríguez Castro

Lejos han quedado aquellos domingos a las 12 del día en el estadio Jalisco, donde Ramón Ramírez vistiendo la camiseta 7 brillaba para las Chivas Rayadas del Guadalajara, después de llegar como flamante refuerzo proveniente de Santos. Mientras que otros recuerdan las maromas y festejos de Misael Espinoza al anotar con el cuadro del rebaño. Los dos nayaritas fueron claves para que Chivas se alzarán con el campeonato contra Toros Neza en 1997. A la fecha aún se recuerdan a pesar de un solo campeonato de las famosas “Super Chivas”.

Hoy los tiempos y las ilusiones del aficionado Chiva se incrementa por los resultados y en esta ocasión dos nayaritas aparecen en el esquema de Ricardo Cadena, su entrenador.

A la portería del rebaño, le faltaba seguridad y la encontró con un canterano que ya es un jugador experimentado que apenas le brindaron oportunidad, es el caso de Miguel Jiménez. El famoso “guacho” ha sido clave para que Chivas se catapulte en el presente torneo, sus atajadas han dado puntos y los tiene en la fiesta grande del balompié mexicano. El nayarita espero su oportunidad con calma y hoy se empieza a convertir en un referente del arco rojiblanco.

Quién causó expectación desde su llegada, fue Christian “chicote” Calderón, jugador con pasado rojinegro pero que desde su llegada a Chivas mostró su amor por el cuadro rojiblanco con declaraciones. “El chicote” es un jugador entregado en la cancha, al llegar a Chivas le costó la adaptación y se hablaba más de lo que hacía fuera de la cancha que en el terreno de juego. Con el pasar de los encuentros el nayarita se ha mostrado como un jugador confiable. Los goles que ha hecho en momentos claves lo vuelven en un jugador identificado con la afición, que recuerda los goles en el clásico hace un par de torneos. Actualmente su vértigo y entrega en la cancha es necesaria para Chivas, es un jugador de ida y vuelta por la banda izquierda, además de tener gol.

Mientras que en la banca, se encuentra el defensa Luis Olivas que fue desplazado a suplente después de que la mayor parte del torneo fue titular. Por ahora Olivas debe esperar su oportunidad para mostrarse y regresar a la actividad con el cuadro del rebaño.

Por lo pronto la afición Chiva sueña con un campeonato más en sus vitrinas y los nayaritas se han convertido en piezas claves del renacer rojiblanco. Ya veremos hasta donde llega Chivas junto con los nayaritas que como en los viejos tiempos, donde incluso lograron alzarse con el título de campeón.