Opinión

COMIENZA LA ERA DE “LA RECTORA”


Rafael G. Vargas Pasaye

Teatro del Pueblo de Tepic, Nayarit. Nueve de la mañana, comienza la Sesión Solemne del Consejo General Universitario donde el punto a resaltar es la toma de protesta de quien encabezará a la Universidad Autónoma de Nayarit para el periodo 2022-2028.

El desfile de clase política, académica, intelectual, empresarial, deportiva y cultural comienza, los saludos que se intensifican luego de reconocer a las personas que con el cubrebocas todavía resulta complicado distinguir.

Apenas pasadas las diez de la mañana Jorge Ignacio Peña y Norma Galván Meza, rectores saliente y entrante van a al acceso principal del recinto para recibir al gobernador del estado, Miguel Ángel Navarro. Entran con un teatro todavía con espacios, el horario de la academia no conlleva tanta espera como el horario de los eventos políticos.

Minutos antes la Banda de Música del Estado entonó “San Blas”, composición de América de la Paz Manrique de Flores Curiel, esposa del entonces gobernador Rogelio Flores Curiel, melodía que inmortalizara el “Príncipe de la canción”, José José.

Después de que todos tomaron su lugar, regresa la sesión solemne y comienza el Himno Nacional entonado por la banda de guerra de la Preparatoria 1, y la bandera portada por la escolta de la escuela de enfermería, ganadora del certamen de su especialidad.

Luego un momento inusual, rompedor del protocolo, el Dr. Julián Gascón Mercado, ese símbolo y emblema de la máxima casa de estudios del estado, envió una carta, físicamente era complicada su asistencia, que fue leída por el Secretario General, Adrián Navarrete, vale la pena rescatar algunos fragmentos en relación a quien rendiría protesta instantes después:

“Posee los conocimientos y la experiencia necesarios para hacer frente a los retos que vive la UAN y un interés que la vincula, de manera natural, con los problemas educativos […] el tener una mujer por primera vez al frente de la Rectoría representa, por ese solo hecho, una oportunidad”.

Siguió la rendición de protesta de la Doctora en educación. Al micrófono el rector saliente, quien le pregunta si respetará todas las leyes y reglamentos de la institución; Norma Liliana Galván Meza levanta la mano derecha con firmeza, dice la frase por todos esperada: “Sí, protesto”, y desata un muy largo aplauso. Mientras, Nacho Peña le obsequiaba y colocaba una medalla que seguramente tendrá su propia historia.

Vestida con un traje color ostión, y una blusa rosa, con un peinado que dejaba libertad en el rostro, maquillaje discreto al igual que los accesorios, comenzó con su mensaje que se distinguió por su sobriedad, por el llamado a generar comunidad, a que sea un trabajo en equipo, y a que la transformación de Nayarit pasaba por la UAN. A más de uno sorprendió que pasada la mitad del discurso de la rectora, el gobernador con señas pidiera subir con él para una consulta al titular de la Secretaría de Administración y Finanzas estatal.

La representante de la Secretaría de Educación Pública, Dra. Carmen Enedina Rodríguez Armenta, Directora General de Educación Superior Universitaria e Intercultural, tomó la palabra e hizo una puntualización que llamó la atención: es Norma Galván en la UAN, la primera mujer rectora de las universidades que conforman la región como lo son Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco y Colima. Un paso por demás significativo.

También ella hizo la observación de las mujeres que ocupan espacios en Nayarit, señaló el caso del Congreso y Poder Judicial, y no perdió oportunidad de mencionar incluso un detalle amoroso que tuvo el gobernador con su esposa, la Dra. Beatriz Estrada antes del evento, lo cual, a decir de la funcionaria federal (con todo y blusa guinda por aquello de los colores cuatroté) habla de que el amor no está peleado con la función pública.

Para culminar el acto, el gobernador Navarro Quintero hizo uso de la voz… y se lució, quizá en respuesta del apoyo solicitado en las líneas del mensaje de la ya rectora, y para lo que había solicitado la confirmación personal del CP. López Ruelas, pues allí anunció la puesta de 25 millones de pesos más para aminorar la deuda.

Explicó, en esa danza de las cifras, que una deuda de la UAN era de más de 200 millones de pesos, que hoy en día ya fue renegociada y bajó a 90 MDP, pero con la instrucción dada otros 25 millones serían abonados. La frase lo dijo todo: “Las deudas de la UAN son deudas del estado”.

Al final la rectora Norma Galván tomó el micrófono para clausurar la sesión, y con ello el caudal de retratos que le solicitaban, abrazos al por mayor y algunas lágrimas, como las del propio padre de la rectora, quien en su pecho no le cabía el orgullo por el momento, pues como todos los allí presentes, atestiguaba el inicio de una nueva era de la Universidad, la era de “La Rectora”, en un momento donde la UAN necesita de todos.