Opinión

ÁRBITROS DE LA VERDAD Y POLÍTICOS FAKE

Gerson Hernández Mecalco*

Los políticos profesionales comparten más información directa con sus gobernados y electores. El crecimiento de plataformas en las redes socio digitales les permiten eludir el escrutinio de los medios, de acuerdo con Richard Fletcher, investigador del Instituto Reuters, en su estudio “¿Cómo quiere la gente que los medios cubran la política?”, sin embargo, hay tres preguntas que nos pueden ayudar a descifrar este comportamiento de las y los candidatos en las elecciones del primer domingo de junio: 1.- ¿Los medios de información deben difundir declaraciones falsas?; 2.- ¿Los políticos tienen el derecho a anunciarse libremente en Twitter, Youtube, Intagram, TikTok y Facebook?; y 3.- ¿Las plataformas deberían censurar la información Fake?, pero mejor vamos por partes:

Árbitros de la verdad. De acuerdo con una encuesta en más de 40 países (dos mil cuestionarios en cada mercado), la mayoría de la población opina que los periodistas deberían difundir las declaraciones falsas de los políticos, pero, las plataformas tendrían que bloquear los anuncios políticos que expresen inexactitudes; o en otras palabras, ahora son los árbitros de la verdad. Por ejemplo, algunos expertos de medios estadounidenses han cuestionado si fue correcto transmitir sin interrupción las conferencias de prensa del presidente Donald Trump, cuando difundió información errónea sobre la pandemia. Hace un año, seis televisoras interrumpieron la transmisión de un discurso donde Trump decía que no era necesario quedarse en casa para evitar al coronavirus. Esta decisión de los medios mostró su función de contrapesos al poder gubernamental.

Políticos Fake. En muchos países, afirman que la posición de los medios de información ante la declaración falsa de un político debe ser: “Informarla de manera destacada, porque es importante que el público conozca lo que dijo el político”; contrario a “no enfatizar la declaración, porque le daría al político una atención injustificada”. En México, 66 por ciento opina que se debe bloquear el anuncio porque las empresas de tecnología deben ser responsables de asegurarse de que la información en su plataforma es verdadera; contra el 27 por ciento que opina que se deben permitir esas declaraciones; porque no depende de las empresas decidir ¿Qué es la verdad?

Ya casi para terminar, a la pregunta de ¿Qué deben hacer los medios con declaraciones falsas de políticos?, en México el 48 por ciento opina que se deben informar de manera destacada, porque es importante que el público conozca lo que dijo el político; mientras que el 42 por ciento pide que no se enfatice, porque le daría al político una atención injustificada. Esta opinión polarizada, se observa también en E.E.U.U., donde los norteamericanos de izquierda (58%) y derecha (53%) prefieren que las declaraciones falsas se informen de manera destacada.

Es erróneo pensar —como muchos candidatos y consultores políticos— que existe una fórmula matemática, digna del libro de algebra de Baldor; que muestre la relación entre el número de seguidores en redes socio digitales y los votos que se obtendrán el día de la elección; como también es falaz considerar que la relación de los políticos y los medios sigue siendo la misma. Las preguntas para los medios en las elecciones son: ¿Qué harán cuando un candidato mienta?, ¿Interrumpirán la transmisión?, o ¿Algunos medios —como parte del espectáculo— preferirán el click contra la verdad? Las mentiras no son nuevas, pero —con todo respeto— solo los fanáticos y medios propagandísticos quienes aceptan la manipulación de políticos Fake, y que dicen encarnar a los árbitros de la verdad.

*Comunicólogo político y académico de la FCPyS UNAM, @gersonmecalco

Comentar

Click here to post a comment