Opinión

100,012 DESAPARECIDOS

Rubén Aguilar Valenzuela

El pasado lunes México registró más de cien mil personas desaparecidas y no localizadas, de acuerdo a la Secretaría de Gobernación (Segob).

Las organizaciones de la sociedad civil que buscan a los desaparecidos sostienen que la cantidad es mayor. Dicen que las bases de datos del gobierno tienen un subregistro porque solo contabiliza los casos que se denuncian.

La cifra corresponde al tiempo que va de marzo de 1964 a mayo de 2022. El 83.5 % de los casos ocurren a partir de 2006 cuando el presidente Calderón decreta la guerra al narcotráfico.

En el sexenio de Vicente Fox (2000-2006) hubo 854 desparecidos; con Felipe Calderón (2006-2012), 17,210 y con Enrique Peña Nieto (2012-2018), 35,305, de acuerdo al Registro Nacional de Personas Desaparecidas.

Según la misma fuente, de enero de 2019 al 16 de mayo de 2022, en lo que va del sexenio de López Obrador, son 30,956. De seguir así al término de su mandato podría haber cerca de 60,000 desaparecidos.

En solo tres años y medio del actual gobierno el número de los desaparecidos es 36 veces más que en el sexenio de Fox, poco menos que el doble del sexenio de Calderón y un poco menos que en el sexenio de Peña Nieto.

Del total 75 % son hombres y 25 % mujeres. En los primeros la mayor cantidad de desapariciones se dan cuando estos tienen entre 20 y 34 años y en las segundas entre los 15 y los 19 años.

De los 100,012 desaparecidos, en los últimos 58 años, la mitad, se concentra en seis estados: Jalisco (14,971); Tamaulipas (11,971); Estado de México (10,993); Nuevo León (6,219); Veracruz (6,735) y Sinaloa (5,441).

En los últimos tres años, de 2019 a 2021, la mitad de las 30,956 desapariciones ocurren en: Jalisco, Estado de México, Ciudad de México, Nuevo León y Sinaloa. En total 15,700 de los casos.

Para tener una idea de la gravedad de lo que ocurre en México señalar que: En Colombia hubo 99,000 desaparecidos desde 1970, principalmente por el conflicto entre guerrillas y grupos paramilitares que vivió el país.

En Argentina, la dictadura militar (1976-1983) dejó alrededor de 30,000. En Guatemala, en los 30 años del conflicto armado y la represión del gobierno, fueron 45,000 desparecidos, según Amnistía Internacional (AI).

De este gobierno, caracterizado por su insensibilidad al tema de los desaparecidos, solo el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, reconoce la dimensión de la tragedia.

Todo indica que en el futuro las desapariciones habrán de seguir al ritmo de los 42 primeros meses del actual gobierno. No hay ningún dato que indique que cuente con una estrategia, para evitar que eso suceda.