Nacional

INVALUABLE Y NECESARIA LA COPA MENSTRUAL: OLGA SÁNCHEZ CORDERO


Redacción Sentido Común


Aunque confesó no conocer la copa menstrual en su juventud, la senadora Olga Sánchez Cordero defendió este recipiente que se inserta en la vagina para recolectar el sangrado y, consecuentemente, por económica, confiable y ecológica.
Al participar en la inauguración del Foro “La copa menstrual como alternativa sustentable”, la también presidenta de la Mesa Directiva de la Comisión Permanente dijo que ese producto, ya sea hipoalergénica, de silicona o de grado médico 100 por ciento de plástico, es un instrumento cuyos primeros modelos se remontan al siglo XIX; “y yo tenía desconocimiento de ella. Y quiero ser muy franca y transparente, como siempre he sido en mi vida: no la conocía”.


Sánchez Cordero destacó que la copa menstrual favorece la viabilidad de la higiene menstrual como una responsabilidad del Sistema de Salud. Promoverla, implica promover el mejoramiento de las condiciones para el ejercicio de los derechos de todas las mujeres.
Puntualizó que, en el mundo, mil 800 millones de mujeres, niñas y otras personas menstrúan. En México son 65 millones, de las cuales 25.7 millones de mujeres viven en situación de pobreza, y de ellas, 12.6 millones no cuentan con acceso a los servicios de salud básicos como agua potable o drenaje, mientras nueve millones no tienen acceso a los servicios de salud.
Refirió que las toallas femeninas o tampones se recomienda cambiar cada cuatro horas. Entonces, al mes, una mujer en promedio utiliza entre 20 y 30 toallas o tampones. Al año, sería un aproximado de 300 toallas o tampones, lo que se traduce entre 10 mil y 15 mil toallas a lo largo de la vida.


Si una mujer empezó a menstruar a los 13 años y a los 50 llega la menopausia, habrá utilizado un aproximado de 13 mil 320 toallas femeninas o tampones, lo que sería alrededor de 26 mil 420 pesos necesarios para comprarlos.

La copa menstrual resulta ser la más amigable con el medio ambiente, con el bolsillo de las mujeres. Su costo es de 400 a 600 pesos y se recomienda cambiarlas cada de 10 a 12 años. Si se hace el cálculo se estaría gastando solamente 2 mil 800 pesos a precios presentes a lo largo de su vida en copas menstruales.


“Es muy importante este foro y que estamos ya, afortunadamente, dejando atrás los tabús y las estigmatizaciones. Estamos avanzando sobre los derechos”.